top of page

Constitución de la República Democrática de Afganistán

Actualizado: 23 oct 2021


PRINCIPIOS FUNDAMENTALES DE LA REPÚBLICA

DEMOCRÁTICA DE AFGANISTÁN

Preámbulo


La revolución del 27 de abril de 1978 que entró el 27 de diciembre de 1979 en la nueva etapa de su desarrollo en la gloriosa historia de los pueblos de Afganistán dio comienzo a la revolución democráti­ca nacional antifeudal y antimperialista. Resultado de la Revolución de Abril es el Estado de nuevo tipo —la República Democrática de Afganistán— que responde a los anhelos e intereses singulares de los trabajadores y el pueblo entero. El noble y laborioso pueblo de Afganistán ha emprendido el camino de las transformaciones revolucionarias, de la unidad nacional y el desarrollo victorioso de la revolución democrática nacional, el camino de creación de la nueva sociedad, basada en los principios de la paz y la libertad, el progreso y la justicia, la hermandad y la igualdad.


La evolución de Afganistán, del atraso al progreso social, económico y cultural, se realiza bajo la dirección del Partido Democrático Popular —vanguardia de la clase obrera y de todos los trabajadores del país—, por voluntad de las amplias masas populares y con profundo respeto y rigurosa observancia de las tradiciones históricas, culturales y religiosas del pueblo, el estricto respeto de los principios de la sagrada religión islámica, de la Declaración Universal de los Derechos del Hombre, sobre la base de la política de paz, amistad y cooperación con todos los pueblos de la región y del mundo.


Afganistán se propone defender la independencia y la soberanía nacional, la integridad territorial, fortalecer las conquistas de la Revolución de Abril y lograr sus ideales y objetivos, afianzar y seguir potenciando el régimen popular, asegurar la amplia y activa participación de los trabajadores, de todas las fuerzas democráticas, progresistas y patrióticas del país en las transformaciones antifeudales, democrático-nacionales y antimperialistas, efectuadas por el partido y el Consejo Revolucionario, y en la defensa de la Patria y la Revolución de Abril.

Para lograr esa meta, el Consejo Revolucionario, como órgano supremo de poder estatal de la nación, expresando la verdadera voluntad de todos los pueblos de Afganistán, DECRETA: aprobar y poner en vigor hasta que Loe Jirgah apruebe la Constitución, los Principios Fundamentales de la República Democrática de Afganistán que siguen:


Capítulo I.


Fundamentos de estructuración sociopolítica y económica.


Artículo 1°- La República Democrática de Afganistán es un Estado democrático y soberano de todo el pueblo musulmán trabajador —obreros, campesinos, artesanos, nómadas, intelectuales y otros trabajadores—, de todas las fuerzas democráticas y patrióticas, de todas las nacionalidades y tribus del país.


Artículo 2°- El Estado sirve para el bien y la felicidad del pueblo; garantiza su vida pacífica, seguridad y tranquilidad, el desarrollo armonioso del hombre, la defensa de sus derechos, bienes, dignidad, protección de las costumbres y tradiciones nacionales. El poder estatal pertenece a los trabajadores de la ciudad y del campo, que lo ejercen por conducto de órganos estatales nacionales y locales, formados por la vía democrática.


Artículo 3°- El poder de los trabajadores se apoya en el amplio Frente Patriótico Nacional, que agrupa a obreros, campesinos, artesanos, nómadas, intelectuales, mujeres, jóvenes, representantes de todas las nacionalidades y tribus, a todas las fuerzas progresistas, democráticas y patrióticas y organizaciones sociopolíticas, bajo la dirección del Partido Democrático Popular sobre la plataforma común de construcción de la nueva sociedad progresista, libre y democrática. El Frente Patriótico Nacional está llamado a coadyuvar la unificación de todas las fuerzas del pueblo para la realización de acciones comunes con vista a cumplir las tareas de desarrollo democrático nacional del país, contribuir a la formación patriótica de la población, a incorporar a todos los ciudadanos a la gestión de los asuntos de Estado y de la sociedad.


Artículo 4°- El Partido —vanguardia de la clase obrera y de todos los trabajadores— es la fuerza rectora y orientadora de la sociedad y el Estado. Refleja la voluntad y los intereses de los obreros, campesinos, intelectuales, de todos los trabajadores y fuerzas democráticas nacionales, es defensor consecuente de los verdaderos intereses del pueblo. Expresando la voluntad del pueblo y rigiéndose por los principios de la revolución democrática nacional en la política interior y exterior, el Partido define el orden de realización de los objetivos y tareas de la Revolución de Abril, dirige la lucha de todos los pueblos de Afganistán por la creación de la nueva sociedad justa y librada de la explotación del hombre por el hombre.


Artículo 5°- En Afganistán se garantiza el respeto y la protección á la sagrada religión islámica; a todos los musulmanes se les garantiza y asegura plena libertad en la profesión de los cultos religiosos del islam. Las personas de otras confesiones, gozan de plena libertad de participación en las ceremonias religiosas, que no atentan a la tranquilidad social y la seguridad del país. El Estado prestará ayuda y contribuirá a la actividad patriótica de los imanes en el cumplimiento de su deber y obligaciones. Nadie tiene derecho a emplear el islam como instrumento de propaganda antinacional y antipopular ni tampoco para realizar otras acciones que lesionen los intereses de la República Democrática de Afganistán y del pueblo.


Artículo 6°- En Afganistán se respalda y alienta la actividad de los sindicatos, organizaciones femeninas y juveniles, científicas, culturales, artísticas y otras organizaciones sociales democráticas de masas, que agrupen a obreros, campesinos, artesanos, intelectuales y otras capas de la población, a fin de lograr una mayor organización y un más alto desarrollo de su actividad social y laboral, incorporarlos a la labor de materialización de los objetivos y tareas de la Revolución de Abril y asegurar sus intereses específicos.


Artículo 7°- Afganistán practica la política de igualdad, amistad fraternal y desarrollo multifacético de todos los pueblos y tribus, grandes o pequeños, coadyuva a la cohesión de los trabajadores de todas las nacionalidades y tribus en la lucha por los objetivos de la Revolución de Abril, garantiza y asegura sus derechos legítimos. Tiene por objetivo acabar con la desigualdad en los niveles de desarrollo económico, social y cultural de todas las regiones. La República Democrática de Afganistán protege y desarrolla todo lo mejor de la herencia cultural y las tradiciones de todas las nacionalidades, pueblos y tribus del país.


Artículo 8°- Las Fuerzas Armadas y el Tsarandoy defienden los logros de la Revolución de Abril, la independencia nacional, la integridad territorial y la soberanía nacional. El Estado adoptará las medidas pertinentes para fortalecer a las Fuerzas Armadas y el Tsarandoy, formar a su personal en el alto espíritu de patriotismo y amor a la Patria, fidelidad a los ideales de la Revolución de Abril, solidaridad con los trabajadores de otros países, para asegurar la participación de los militares en la vida sociopolítica del país y mejoramiento de la situación económica de sus familias.


Artículo 9°- El Estado apoya el papel patriótico de los jefes, ancianos y los otros miembros de tribus en el aseguramiento de la paz, la hermandad, la tranquilidad y la defensa de las fronteras de la República Democrática de Afganistán y sus zonas pobladas y contribuirá a la realización eficiente de esas nobles actividades.


Artículo 10°- La política exterior está dirigida al fortalecimiento de la paz, el desarrollo de la amplia cooperación internacional y la defensa de los intereses nacionales. La base de la política exterior descansa en los principios de la coexistencia pacífica y la política de no alineamiento positivo y activo.


Artículo 11°- La República Democrática de Afganistán amplía y fortalece la amistad y la cooperación tradicional y multilateral con la Unión Soviética, la cooperación y los contactos amistosos multilaterales con otros países de la comunidad socialista en base al principio de solidaridad internacionalista.


Artículo 12°- Como país pacífico que es, Afganistán aspira a mantener y fortalecer relaciones amistosas con otros países, especialmente con los Estados y pueblos vecinos y musulmanes, sobre la base del respeto mutuo de la independencia, la soberanía nacional, la integridad territorial y la no injerencia en los asuntos de otros Estados; contribuirá a los esfuerzos de los pueblos musulmanes y otros en el deseo común de paz, libertad, progreso, y cooperación.


Artículo 13°- Afganistán aboga por la justa y pacífica solución de todos los problemas pendientes, que existen entre los Estados vecinos de la región, sobre la base de la buena voluntad y de los principios de coexistencia pacífica.


Artículo 14°- Afganistán apoya la lucha de los pueblos por la liberación nacional y social, la democracia y el progreso, contra el imperialismo, el colonialismo, el neocolonialismo, el sionismo, racismo, el fascismo, la discriminación racial y el apartheid.


Artículo 15°- Afganistán se pronuncia por el desarme general y el cese de la carrera armamentista, por evitar la proliferación de las armas nucleares, liquidar las bases militares agresivas en territorios ajenos, desarrollar y profundizar el proceso de distensión internacional y establecer un orden económico internacional justo. En Afganistán está prohibida la propaganda de la guerra.


Artículo 16°- Afganistán aprueba y cumple lo estipulado en la Carta de la ONU, los principios y normas de Derecho Internacional, universalmente reconocidos, respalda la actividad de la ONU encaminada a fortalecer la paz y desarrollar la cooperación internacional.


Artículo 17°- En Afganistán existen las siguientes formas de propiedad: propiedad estatal (patrimonio de todo el pueblo), propiedad cooperativa, propiedad privada y propiedad personal. El Estado protege todas las formas de propiedad legal. Son de propiedad exclusiva del Estado el subsuelo y otros recursos naturales, las fuentes de energía, la banca y empresas de seguros, los principales medios de producción en la industria pesada, los medios de comunicación, radiodifusión y televisión. La propiedad pública goza de especial protección. El Estado apoya, alienta y controla la actividad de las compañías en las que toma parte.


Artículo 18°- El Estado orienta el desarrollo de la economía nacional a liquidar el atraso económico, elevar el nivel de vida de todas las nacionalidades y tribus, liquidar todas las formas de explotación, crear la nueva sociedad que corresponda a los ideales de la Revolución de Abril. Para ello el Estado estructura planes de desarrollo social y fomento económico, fundamentados científicamente, se apoya en la actividad creadora y constructiva de los trabajadores. El Estado alienta, apoya y controla la iniciativa privada, aprovecha los incentivos materiales y morales.


Artículo 19°- El Estado reconoce y garantiza la propiedad de los campesinos y otros propietarios de tierra de acuerdo con la Ley. El Estado toma medidas para realizar transformaciones democráticas en la agricultura a favor de las amplias masas campesinas y con su participación activa, presta la ayuda necesaria a los campesinos concediéndoles créditos bancarios, coadyuva a la adquisición de máquinas agrícolas, semillas de buenas especies, fertilizantes químicos, venta de la producción y la materia prima agrícolas; apoya y alienta el desarrollo de las cooperativas de producción, de consumo y otros tipos de cooperativa en el campo.


Artículo 20°- El Estado garantiza a los nómadas, tribus y ganaderos la posibilidad de utilizar gratuitamente los pastizales sobre una base justa, y a los nómadas les concede también el derecho de su libre migración por el territorio nacional; les será prestada la ayuda necesaria por medio de subsidios estatales y créditos bancarios en condiciones favorables, así como otros tipos de asistencia para el desarrollo de la ganadería y la venta de su producción, para elevar su nivel de vida y de cultura, mejorar las condiciones de vida.


Artículo 21°- Afganistán respalda y alienta la actividad laboral de los artesanos, propicia su agrupación voluntaria en cooperativas de producción a fin de organizar con mayor eficiencia la producción, el suministro de materias primas y la venta de sus artículos. El Estado apoya y propicia la participación de empresarios nacionales en el fomento de la industria, los servicios públicos, el transporte y la agricultura, y garantiza, en base a la Ley, la integridad de las inversiones privadas en el desarrollo de la economía nacional. En interés de todos los pueblos de Afganistán, el Estado alienta y controla el desarrollo del comercio interior y exterior. Con este fin autoriza el libre comercio al por menor y mayorista, controla la formación de precios, ayuda al máximo a las compañías y comerciantes nacionales en su actividad comercial de exportación e importación de mercancías, estimula el aumento de la producción y la elevación de la calidad de las mercancías de exportación, coadyuva a protegerlas en la competencia con los monopolios imperialistas.


Artículo 22º- El Estado protege y defiende la propiedad privada. Esta no puede ser utilizada en perjuicio del país, ni contra los intereses del pueblo. El Estado garantiza la propiedad personal de los ciudadanos, adquirida por el trabajo honesto: la Ley determina y garantiza el derecho a heredar la propiedad privada y personal. La propiedad no puede ser expropiada, excepto en los casos previstos por la Ley, y mediante pago de una indemnización justa.


Artículo 23°- El Estado, en virtud de la Ley y de los principios de justicia, determina los tipos y la proporción de los impuestos en dependencia de los ingresos de los ciudadanos.


Artículo 24°- En materias del desarrollo social y cultural, Afganistán realiza una política enfilada a robustecer la alianza y la unidad de obreros, campesinos, nómadas, intelectuales, artesanos, comerciantes, imanes, ulemas patrióticos, todas las fuerzas democráticas y patrióticas, las nacionalidades y tribus del país; a liquidar los restos de relaciones feudales, el atraso, el desempleo, el analfabetismo, la miseria y las enfermedades; a elevar el nivel de vida y de cultura de cada familia. A este fin se efectuarán consecuentemente los programas de alfabetización total, de amplio desarrollo de la instrucción, la sanidad y el seguro social, la ciencia y la técnica, la cultura y el arte, la preparación física y los deportes, los servicios públicos.


Artículo 25°- El Estado considera una de las principales tareas asegurar a los traba